El PSOE aboga por fortalecer la colaboración española con Turquía en la crisis de los refugiados


El PSOE ha abogado hoy por intensificar la colaboración española con las autoridades turcas para luchar contra el terrorismo yihadista y atender las necesidades de los refugiados que viven en los campamentos ubicados en Turquía.

Los portavoces del PSOE en Asuntos Exteriores e Inmigración en el Senado, Ander Gil y Jesús Martín, se han reunido hoy en la Cámara alta con los embajadores de Turquía, Ömer Önhon, y de Hungría, Eniko Gyori, para abordar las relaciones bilaterales con España y la situación de los refugiados, según una nota del grupo socialista.

En la reunión con el embajador de Turquía, Gil y Martín han mostrado su preocupación por la situación de los menores en los campamentos de Turquía y han acordado con el diplomático intercambiar información de primera mano sobre la gestión de este asunto.

En el encuentro, han repasado el funcionamiento del acuerdo de Turquía con la Unión Europea y han puesto en valor que "una parte del mismo ha servido para acabar con la muerte de refugiados con el mar Egeo".

Las dos delegaciones han recalcado que las relaciones bilaterales entre España y Turquía han sido "históricamente positivas y lo siguen siendo" y los socialistas han considerado el Gobierno de España debe cumplir su compromiso con Turquía de celebrar "una cumbre bilateral lo antes posible".

Por otra parte, en la reunión mantenida con la embajadora de Hungría, Eniko Gyorim, los senadores socialistas departieron sobre la incorporación del país centroeuropeo a la moneda única o la situación de los refugiados.

Igualmente, los senadores le han trasladado a la embajadora su preocupación por la sensación de "antieuropeísmo" que se percibe con algunos posicionamientos del Gobierno húngaro.

Durante la reunión, que se ha mantenido con un clima de entendimiento y un diálogo sosegado, la embajadora ha trasladado a los senadores que la incorporación al euro se hará en el momento que el déficit de su país quede corregido y cuando la economía húngara pueda incorporarse sin traumas para sus ciudadanos.

En relación con los refugiados, Eniko Gyorim ha pedido comprensión para que los dictámenes de Bruselas no interfieran con el derecho del Estado húngaro a establecer sus propias reglas sobre sus fronteras.

Igualmente, ha informado de que "una cosa son los fondos de cohesión que son aceptados y reconocidos por los húngaros y otra cosa, la política de inmigración que Hungría aplica y que es de acogida, pero sin imposiciones".