El presidente de los socialistas lusos pide la nacionalización temporal del Novo Banco


El presidente del gobernante Partido Socialista luso, Carlos César, cree que las ofertas presentadas por Novo Banco son "casi vejatorias" y defendió la nacionalización temporal de la entidad para intentar venderla en el futuro en mejores condiciones.

En declaraciones publicadas hoy por el semanario portugués "Expresso", César afirma que el proceso de venta del Novo Banco es un "fiasco" y que el Gobierno debe evitar que se cierre una operación "ruinosa", por lo que defiende una nacionalización temporal.

"Lo ideal es la venta. El objetivo final es la venta, pero la nacionalización puede ser una etapa para la reprivatización más tarde", consideró César, que también lidera a los socialistas en el Parlamento luso.

El Banco de Portugal escogió esta semana al fondo estadounidense Lone Star como el mejor candidato para comprar Novo Banco y le invitó a profundizar en las negociaciones.

Sin embargo, la propuesta de Lone Star incluye una garantía estatal que el Gobierno socialista luso no está dispuesto a conceder, como reiteró después en un comunicado en el que resaltó que la venta debe garantizar que no habrá impacto en las cuentas públicas o costes para los contribuyentes.

Antes de hacerse pública la decisión del Banco de Portugal, el ministro de Finanzas, Mário Centeno, había admitido en una entrevista que no descarta la posibilidad de que Novo Banco sea nacionalizado.

Además de Lone Star, también están sobre la mesa una oferta conjunta de los fondos estadounidenses Apollo y Centerbridge y otra del grupo chino Minsheng para comprar cerca del 50 % del capital de la entidad, aunque esta última se ha quedado atrás porque no presentó toda la documentación necesaria.

Novo Banco, actualmente la tercera mayor entidad de Portugal, fue creado en agosto de 2014 con los activos saludables del quebrado Banco Espírito Santo (BES) y recapitalizado con 4.900 millones de euros, 3.900 de un crédito público y el resto de aportaciones de la banca lusa.

En caso de que Novo Banco se venda por un precio inferior al coste que supuso su creación, las pérdidas deberían ser asumidas por el sistema financiero luso.